1938
post-template-default,single,single-post,postid-1938,single-format-standard,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Salida del Armario

A patadas estoy hacia fuera,

tratando de abrir la puerta.

A patadas estoy hacia fuera,

para que el mundo me vea.

Huyendo de la frialdad interior,

Me gustaría estar en brazos de las demás.

Pero no puedo,

me faltan fuerzas.

He pasado noches, días, horas esperando que alguien me ayudara,

lejos de mi,

Ignorando quién soy.

Por fin he visto la luz,

que me acaricia dulcemente la cara.

Por fin he visto la luz,

la que brota de mi interior.

Lo he visto claro entonces,

no es cuestión de empujar.

Para abrir la puerta,

tengo que mirar adentro.

Saber quién está allí,

y salta al mundo.

Para ser quien soy,

Ahora ha llegado la hora.

 

Muchas veces hemos escuchado que «lo mejor es estar fuera del armario, ser visible». Sin embargo, para muchas personas LGTBI+, es difícil dar este paso y reivindicar esto a nuestro alrededor, señalar quién y cómo somos realmente. El miedo cobra mucha fuerza en estos casos. Miedo a aceptar lo que se es, miedo a no ser aceptadx en familia o amigxs, miedo a ser despedidx del trabajo, miedo a tener que escuchar palabras feas yendo por la calle, o miedo a la soledad. Porque estar fuera del armario, supone visibilidad y en algunos casos la gestión de esto puede resultar difícil para la persona, en lugares y/o momentos diferentes.

Sin embargo, viendo que socialmente la visibilidad ayuda y con el objetivo de romper con estos miedos, desde 1988, el 11 de octubre se celebra «el día de la salida del armario», a nivel mundial. Día precisamente para mostrar y reivindicar que las personas LGTBI+ estamos en todos los ámbitos de la sociedad. Este es uno de los mayores retos que tenemos como sociedad: expresar que las personas LGTBI+ estamos en cualquier lugar y como sea. Estamos en la panadería, somos profesorxs y somos tus vecinxs que hacemos deporte en el parque, y como tú tenemos sueños, deseos y dificultades, en esta vida.

Para terminar con la expresión «lo que no se ve, no existe», la visibilidad nos parece muy importante porque ser, somos y estar, estamos. Sin embargo, desgraciadamente todavía hay un gran desconocimiento hacia el colectivo LGTBI+ y eso puede traer clichés, dificultando muchas veces más esa salida del armario. Por eso, y aunque hoy optamos por salir del armario, nos parece muy importante, que cada cual respete sus ritmos, mire al interior y que cuando esté preparadx, salten fuera con nosotrxs.

¡Porque necesitamos referentes cercanos, porque entre todxs haremos una visibilidad diversa!