3923
post-template-default,single,single-post,postid-3923,single-format-standard,stockholm-core-2.3,select-theme-ver-8.9,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Día de la visibilidad Trans

Hoy es 31 de marzo, Día de la visibilidad Trans, y mediante este post, queremos recordar que esta efeméride sigue siendo necesaria para que la sociedad conozca las realidades trans y que, entre todes, interioricemos la no correlación entre corporalidades e identidades. Con el fin de ampliar el imaginario social, para que las generaciones que vienen entiendan el sexo sentido cómo identidad única e irrepetible de cada persona y no el sexo asignado al nacer. Mejor dicho, con el fin de que no se asigne el sexo al nacer, sino que se legitime (en todos los ambitos de la vida) lo que la persona exprese ser. Y en términos generales, con el objetivo de que la diversidad sea la norma social.

Hoy, 31 de marzo, también es un día para recordar a referentes con realidades trans que han abierto caminos posicionando sus cuerpos cómo punta de flecha. Desde las históricas Silvia Ribera y Marsha P. Johnson luchando en los disturbios de Stonewall en 1969, con el fin de romper el silencio impuesto por un sistema opresor y reivindicar los derechos LGBTI+. Hasta la icónica “Veneno”, la cual abrió camino a muchas “Cristinas” que venían detrás.

Sin embargo, hoy queremos dedicarle este post a una referente muy cercana y amiga. Ella es Mar C. Llop. Hace unos días nos llegaba la noticia de que Mar había fallecido. Y desde Kattalingorri no se nos ocurría mejor día para dedicarle unas palabras de amor y agradecimiento.

Mar fue una activista y luchadora por los derechos de las personas trans. Uno de sus trabajos más importantes fue el libro Work in progress»/ “Construcciones identitarias” donde se recogen testimonios y fotografías de personas con realidades trans. Mostrando sus cuerpos y relatando sus historias.

Mar pretendía visibilizar las realidades trans poniendo el foco en la diversidad corporal, es decir, pretendía hacer ver que hay realidades trans en todos los ámbitos de la vida; en la universidad, en el trabajo, deportes… cada persona con su cuerpo y su manera de ser y de estar en el mundo. El libro recoge vivencias, deseos, pensamientos y procesos, muy diferentes, lo cual nos abre un abanico de referencias muy enriquecedor. Y además, es una herramienta de sensibilización para la población.

Mila esker Mar por ser punta de flecha y abrir caminos de diversidad desde el respeto y la creatividad. Ya no estás presente, pero te recordamos y te recordaremos. Mila esker por dar voz a muchas personas que hacen este mundo mejor y por ser referente para muchas que están y para muchas vienen.

Agur bero bat,

Kattalingorri.