-1
archive,tag,tag-lgtbi,tag-78,stockholm-core-2.3,select-theme-ver-8.9,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
  • Sort Blog:
  • All
  • Adolescencia
  • Asexualidad
  • Asexualitatea
  • Bisexualidad
  • Bisexualitatea
  • Colectivos
  • Derechos Humanos
  • Drag
  • Efemerideak
  • Efemérides
  • Feminismo
  • Feminismoa
  • Giza Eskubideak
  • Gizartea
  • Haurtzaroa
  • Homosexualidad
  • Homosexualitatea
  • Infancia
  • Información Jurídica
  • Informazio Juridikoa
  • Intersexualidad
  • Intersexualitatea
  • Kolektiboak
  • Legea
  • Lesbianismo
  • Lesbianismoa
  • LGTBIfobia
  • Memoria histórica
  • Memoria Historikoa
  • Nafarroa
  • Navarra
  • Nerabezaroa
  • Osasun sexuala
  • Pansexualidad
  • Pansexualitatea
  • Salud sexual
  • Servicios
  • Sexherbesteratzea
  • Sexilio
  • Sexología
  • Sociedad
  • Transexualidad
  • Transexualitatea
  • Zerbitzuak

Irailak 23: Bisexualitatearen ikusgarritasunaren eguna

Egia edo gezurra asmatzeko jokoa proposatzen dizuegu! Esaldi batzuk utziko ditugu, egiazkoak edo faltsuak diren pentsa dezazuen::

  • Bisexualitatea fase bat besterik ez da
  • Pertsona bisexualek ligatzeko aukera gehiago dituzte
  • Pertsona bisexualek sexu bereko pertsonak edo beste batzuk desira ditzakete
  • Pertsona bisexualen sexu-gosea aseezina da
  • Pertsona batzuk diote bisexualak direla, gay edo lesbianak direla ez esateagatik
  • Pertsona guztiak gara bisexualak
  • Bisexualitatea eta pansexualitatea gauza bera dira

Nola suertatu zaizue jokoa? Erraza? Zaila? Eztabaida sortu da?

Sarritan, LGTBI+ pertsonok jolas horri aurre egiten diogu bizitza errealean, eta baieztapen horietako batzuk jasan behar izaten ditugu, gure bizipenarekin bat etor daitezkeenak ala ez. Horietako batzuk erabat faltsuak badira ere (asmatu al dituzue?), gizarte-iruditerian oraindik ere aurkitzen ditugun mito edo iruzurretako batzuk irudikatzen dituzte.

Bisexualitatea desioaren orientazio bat da, eta horrekin identifika gaitezke. Definizio honetatik gatoz: “Bi sexuekiko desio erotikoa sentitzen duten pertsonak”. Horren aurrean, errealitateak itzultzen digu agian definizio hori apur bat motz geratuko dela. Pertsonak eta haien bizipenak eboluzionatzen ari dira, eta, horrekin batera, kategoriak ere bai, beste batzuetan aipatu dugun bezala. Bisexualitatea modu osoago batetan definitzen saiatzeko, honako hau esan genezake: “Sexu bereko pertsonekiko edo beste batzuekiko desio erotikoa sentitzen duten pertsonak”.

Zenbaiten ustez, “Bi” aurrizkiak esan nahi du bisexualitatea bi sexu bitar eta zisexualekiko erakarpena baino ez dela (“gizona” eta “emakumea”). Badira beren orientazioa horrela bizi dutenak, baina bisexualitatea, zure sexu bereko edo beste batzuetako pertsonenganako erakarpena denez, espektro bitarretik eta CISetik harago dauden sexu-identitateetara ere heda daiteke.

Sexu batekiko desio erotikoa sentitzen duten pertsona guztiek ez diote beren buruari bisexual deitzen askotariko arrazoiengatik (estigma, kultura, kolektibo bateko kide izatea edo eskura duten informazioa). Kategoriek autodeterminatzeko edo ez autodeterminatzeko balio diezagukete. Gainera, badira beste orientazio batzuk, pansexualitatea adibidez, definitzerakoan gai komunak izan ditzaketenak. Pertsona pansexualek desio erotikoa sentitzen dute beste pertsona batzuekiko, sexu-identitatea faktore nagusietako bat izan gabe. Horregatik, pertsonek beren buruari bisexualak, pansexualak edo beste edozein modutan dei diezaiokete, eta, beraz, nork bere burua definitzean edo definitu gabe uztean sentitzen garen moduaren araberako kontua da.

Zalantzak argitzeak, bisexualitateari edo sexu-aniztasunaren beste edozein gairi buruzko joera, estigma edo iruzurrik gabeko informazioa lortzeak alde handia eragin dezake, izan, sentitu eta/edo adierazpenagatik diskriminazioa jasaten duten pertsonen bizi-kalitatean, bai eta pertsona guztien bizi-kalitatean ere,ANIZTASUNAK ABERASTEN BAIGAITU.

Ospatu dezagun orduan!

Visibilizando la asexualidad

Desde hace unos años, el 26 de noviembre es el día de la visibilidad de la asexualidad. Un día para visibilizar otra de las sexualidades no normativas, y por eso discriminada. Pero ¿qué es la asexualidad?

Para empezar, y desde un punto de vista sexológico, esta palabra no se entiende tal y como se hace desde el movimiento LGTBI+. El prefijo “a-“ de origen griego indica negación, privación o carencia de algo y sexualidad sería la forma de que cada sujeto sexuado tiene de vivirse como tal. Por lo que una persona asexual sería aquella que no se vive como sujeto sexuado, lo cual es imposible ya que las personas somos seres sexuados.

No obstante, desde el movimiento LGTBI+, esta palabra recoge otro significado, y cuando se habla de la asexualidad, se habla de aquellas personas que carecen, o tienen poco deseo erótico, o incluso de aquellas que solo sienten atracción por alguien con quien conectan mucho a nivel emocional o bajo limitadas circunstancias u ocasiones.

También podríamos desglosar el significado de asexual como persona sin sexo, interpretado como el sexo que se “hace” no el que se es. Si lo interpretamos desde este punto de vista, salen a debate algunas cuestiones: ¿a qué nos referimos con “tener sexo”?, ¿Qué es la erótica?, ¿a qué le llamamos sentir deseo erótico?. Quizá no podamos responder a estas preguntas pero si podemos desarrollar un diálogo en torno a esta “confusión” en los términos.

Se podría decir que la palabra asexual es un término paraguas que incluye a todas aquellas personas que su deseo erótico es menor, o se da en menos circunstancias que el de la norma, o como se ha dicho, que se da en unas circunstancias concretas (grisexualidad) o tras una conexión emocional muy fuerte (demisexualidad).

Por lo tanto, al igual que ocurre con otras sexualidades no normativas, el estar por debajo o por encima de una “supuesta norma” ha sido y es suficiente para patologizar, discriminar e invisibilizar dichas sexualidades. De hecho, se ha estado buscando el origen de la asexualidad en traumas o experiencias negativas, al igual que en su día se hacía con la homosexualidad y se incluía como categoría diagnostica en el DSM hasta 2013.

Actualmente, parece que todas tenemos que tener un deseo concreto, dirigido hacia unos cuerpos concretos, de una forma concreta, hacia unas prácticas concretas, unas partes del cuerpo concretas, en una cantidad concreta etc. ¡Qué concreto todo y que poco margen para disfrutar de lo diverso! Sabemos que esto no es así, todas somos diversas, no todas deseamos igual y esto no es ni una fase ni algo pasajero, es nuestra forma única e irrepetible de desear. Lo que ocurre es que socialmente no se visibiliza la diversidad, no vemos el abanico existente de maneras de desear; ya que, en los medios de comunicación, cuentos, poderes públicos etc. siempre se muestran relaciones cisheterosexuales, donde no se ve la diversidad funcional de esas personas, donde estas personas son blancas, jóvenes y de clase media y desean tener o nos muestran que tienen prácticas sobre todo genitales, y más concretamente coitales.

Por eso, las personas que nos salimos de esas normas tan estrictas que, nadie cumple al 100%, necesitamos etiquetarnos, nombrarnos para hacer ver que existimos; para hablar de las diversidades, de otro tipo de deseos, de otro tipo de eróticas. Desde el punto de vista semiótico (del significado y significarse) las etiquetas pueden ser muy útiles, pues con ellas reconocemos y damos valor a lo que tiene nombre.

Desde el colectivo asexual ponemos sobre la mesa, que no todas deseamos igual, y que no por ello somos ni peores ni mejores, si no diferentes. Que puede que sintamos deseo erótico solo en determinadas ocasiones, bajo ciertas circunstancias, o con personas concretas, y que haya a gente que le parezca que este deseo es menor que el suyo, y esto es algo que nos ocurre tanto a las asexuales, como al resto.

Y puede que sí, aunque sería interesante también hablar sobre qué tipo de deseo hablamos: ¿deseo genital?, ¿deseo de cercanía?, ¿deseo de contacto corporal?, ¿deseo de un beso?, ¿deseo de caricias?, ¿deseo de emparejarse?… Puede, por ejemplo, que alguien no desee nada estimular sus genitales, o que se los estimulen, pero que desee mucho que acaricien sus brazos. O puede que a alguien no le guste el contacto corporal, pero le guste tener un vínculo emocional fuerte con alguien. Ya que podemos desear prácticas eróticas y relacionales muy diferentes y cada una en diferente grado.

Lo que pasa que, en cuanto al deseo erótico, nos dicen que “lo normal” es tener deseo genital, y a veces, cuando tenemos contacto íntimo con una persona y nos acariciamos, por ejemplo, damos por hecho, que tenemos que terminar estimulando nuestros genitales, es decir tenemos las prácticas eróticas como si fueran una secuencia que siempre empiezan en un sitio y acaban en otro. Pero esto es tener una mirada muy reducida hacia la erótica. No tenemos porqué seguir patrones, cada cual conoce su cuerpo y su deseo, y disfruta de él como quiere.

Las personas asexuales reivindicamos nuestra orientación del deseo, y nos colectivizamos al igual que el resto de sexualidades no normativas para visibilizarnos y reivindicarnos.

Aquí se puede ver un documental sobre la asexualidad, en la web de la ACEs (Asexual Community España): https://www.youtube.com/watch?v=bqXyzz7Gt5k

 

Irakurri artikulua euskaraz

Vida, Diversidad y Orgullo en el centro

Desde la Asociación Kattalingorri hemos realizado una introspectiva en el tiempo y nos gustaría compartirla con todas, todos y todes.

A lo largo de estos 20 años de recorrido Kattalingorri ha sido una herramienta y espacio de lucha, reivindicación, empoderamiento y visibilidad de la realidad de las personas LGBTIQ+. Fruto de las reivindicaciones históricas del colectivo LGTBIQ+, en la actualidad en Navarra disponemos de un marco jurídico propio y específico en materia LGBTI+. Es decir, que la lucha por los derechos de las personas LGTBIQ+ junto con el diálogo con las instituciones ha posibilitado que a día de hoy y en los últimos cuatro años tengamos entre otras cosas, dos servicios de atención a la diversidad sexual y de género en la comunidad.

En estos cuatro años, la puesta en marcha y gestión de estos servicios ha sido toda una aventura para Kattalingorri y para las personas y colectivos que hemos estado en esta lucha. Una aventura a la vez que toda una oportunidad para llevar a cabo algo que desde los colectivos LGTBIQ+ se ha reivindicado durante años.

Por un lado Harrotu, Centro LGTBI+ del Ayuntamiento de Pamplona, como espacio de encuentro en la capital, el cual, además de acercar la realidad LGTBI+ a la ciudadanía, presta atención profesional e impulsa el respeto por la diversidad sexual y de género.

Por otro lado, Kattalingune, Servicio LGTBI+ de Gobierno de Navarra, que presta servicio de manera descentralizada en diferentes zonas de Navarra y ha evolucionado en cuanto a contenido y presupuesto en todo su recorrido gracias a la lucha de los colectivos que conformamos Kattalingorri y aliadas/es/os. A día de hoy hemos avanzado en la visibilización de nuestras realidades y en la importancia de tener estos servicios de atención profesional, pero todavía queda bastante camino por hacer, por ello aquí seguimos.

Son tiempos difíciles, pues a pesar de que en Navarra conseguimos una ley para la promoción y defensa de la igualdad de las personas LGTBIQ+, continuamos sufriendo por la invisibilidad institucional y social, exclusión social y el rechazo directo por parte de algunas capas de la sociedad. En este sentido, que el desarrollo de leyes específicas en el Estado Español se siga retrasando, no favorece a que esto cambie.

Además de todo esto, la medidas para afrontar el COVID-19 están agravando situaciones que ya venían generando exclusión y sufrimiento: Casas que no son lugares seguros y dificultad para encontrar una alternativa, mayor precariedad laboral y aumento de temores de ser tu misma/o/e por miedo a que te echen, procesos de tránsito paralizados, vuelta al armario, mayor desamparo de las personas Trans en situaciones de exclusión social y un largo etcétera.

Nos parece indispensable que los derechos y la igualdad de las personas NO se jerarquicen y algunos quedemos en segundo plano, invisibles de nuevo, porque estamos hablando de derechos fundamentales que no se pueden obviar, más allá de una ideología o posicionamiento político.

Por todo ello vemos la necesidad de fortalecer las redes entre las personas LGTBIQ+, colectivos y aliadas/es/os, para la defensa y ejercicio de derechos. Seguir en el desarrollo y la reivindicación de servicios que atienden la realidad de las personas LGBTIQ+ públicos y de calidad. Apelar a las instituciones públicas, por un lado, a incluir de manera veraz la interseccionalidad en sus acciones con el objetivo de garantizar respuestas integrales y por otro lado, a mantener un diálogo activo con los colectivos LGBTIQ+.

Gracias a quienes nos precedisteis, fuerza y coraje a quienes somos y libertad para quienes vendrán.

 

Euskaraz irakurtzeko sakatu

Salida del Armario

A patadas estoy hacia fuera,

tratando de abrir la puerta.

A patadas estoy hacia fuera,

para que el mundo me vea.

Huyendo de la frialdad interior,

Me gustaría estar en brazos de las demás.

Pero no puedo,

me faltan fuerzas.

He pasado noches, días, horas esperando que alguien me ayudara,

lejos de mi,

Ignorando quién soy.

Por fin he visto la luz,

que me acaricia dulcemente la cara.

Por fin he visto la luz,

la que brota de mi interior.

Lo he visto claro entonces,

no es cuestión de empujar.

Para abrir la puerta,

tengo que mirar adentro.

Saber quién está allí,

y salta al mundo.

Para ser quien soy,

Ahora ha llegado la hora.

 

Muchas veces hemos escuchado que “lo mejor es estar fuera del armario, ser visible”. Sin embargo, para muchas personas LGTBI+, es difícil dar este paso y reivindicar esto a nuestro alrededor, señalar quién y cómo somos realmente. El miedo cobra mucha fuerza en estos casos. Miedo a aceptar lo que se es, miedo a no ser aceptadx en familia o amigxs, miedo a ser despedidx del trabajo, miedo a tener que escuchar palabras feas yendo por la calle, o miedo a la soledad. Porque estar fuera del armario, supone visibilidad y en algunos casos la gestión de esto puede resultar difícil para la persona, en lugares y/o momentos diferentes.

 

Sin embargo, viendo que socialmente la visibilidad ayuda y con el objetivo de romper con estos miedos, desde 1988, el 11 de octubre se celebra “el día de la salida del armario”, a nivel mundial. Día precisamente para mostrar y reivindicar que las personas LGTBI+ estamos en todos los ámbitos de la sociedad. Este es uno de los mayores retos que tenemos como sociedad: expresar que las personas LGTBI+ estamos en cualquier lugar y como sea. Estamos en la panadería, somos profesorxs y somos tus vecinxs que hacemos deporte en el parque, y como tú tenemos sueños, deseos y dificultades, en esta vida.

 

Para terminar con la expresión “lo que no se ve, no existe”, la visibilidad nos parece muy importante porque ser, somos y estar, estamos. Sin embargo, desgraciadamente todavía hay un gran desconocimiento hacia el colectivo LGTBI+ y eso puede traer clichés, dificultando muchas veces más esa salida del armario. Por eso, y aunque hoy optamos por salir del armario, nos parece muy importante, que cada cual respete sus ritmos, mire al interior y que cuando esté preparadx, salten fuera con nosotrxs.

¡Porque necesitamos referentes cercanos, porque entre todxs haremos una visibilidad diversa!

 

Sakatu euskaraz irukurtzeko

Loading new posts...
No more posts