-1
archive,tag,tag-orientacion-sexual,tag-524,stockholm-core-2.3,select-theme-ver-8.9,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
  • Sort Blog:
  • All
  • Adolescencia
  • Asexualidad
  • Asexualitatea
  • Bisexualidad
  • Bisexualitatea
  • Colectivos
  • Derechos Humanos
  • Drag
  • Efemerideak
  • Efemérides
  • Feminismo
  • Feminismoa
  • Giza Eskubideak
  • Gizartea
  • Haurtzaroa
  • Homosexualidad
  • Homosexualitatea
  • Infancia
  • Información Jurídica
  • Informazio Juridikoa
  • Intersexualidad
  • Intersexualitatea
  • Kolektiboak
  • Legea
  • Lesbianismo
  • Lesbianismoa
  • LGTBIfobia
  • Memoria histórica
  • Memoria Historikoa
  • Nafarroa
  • Navarra
  • Nerabezaroa
  • Osasun sexuala
  • Pansexualidad
  • Pansexualitatea
  • Salud sexual
  • Servicios
  • Sexherbesteratzea
  • Sexilio
  • Sexología
  • Sociedad
  • Transexualidad
  • Transexualitatea
  • Zerbitzuak

Desde que distingo redondos y cuadrados

Con motivo de la Visibilidad Lésbica y teniendo como inspiración “RelataLes, Relatos Lesbicos en confinamiento” FANCINE desarrollado por DEKUMAS LBT nos ha llegado este relato que compartimos.

“Desde que distingo redondos y cuadrados”, si, redondos y cuadrados. Eso es lo que le digo a todo el mundo cuando me preguntan desde cuando sé que, a mí, una mujer, me gustan las mujeres.

¿Eso a qué edad sería?

No tengo ni idea, solo puedo decir que recuerdo fantasear eróticamente, al modo que eróticamente fantasea una niña, con mi profesora de parvulario. Freud igual diría que era el complejo de Edipo1 pero en versión lésbica, pero yo recuerdo diferente los abrazos que me daba mi ama, y la sensación de los abrazos de mi profesora. Recuerdo que soñaba que la llevaba volando en mi espalda con mis súper poderes para estar solas ella y yo, solas, muy solas, ella y yo. ¿Para hacer qué? Pues para lo que decían mis fantasías, volar sobre mi espalda y compartir el calor de nuestras pieles.

Y ahí,

¿empezó todo?

No.

Solo una parte.

Ahí comenzó como me fui construyendo como sujeto sexuado cuyo deseo erótico se dirige hacia mujeres. Pero también un sujeto sexuado que fue aprendiendo que la idea de “soy un sujeto sexuado cuyo deseo erótico se dirige a mujeres” no era simplemente eso, es decir, alguien que desea otro alguien y ya está. Era mucho más.

Y ahí.

Ahí sí.

Ahí empezó todo.

Sin darme cuenta fue el pistoletazo de salida, por DECESIDAD -deseo y necesidad-, para forjarse en mí el sujeto político que soy hoy en día. Sujeto político construido por un lado, a través de elementos propios e individuales de mi biografía, y al mismo tiempo por elementos estructurales que atraviesan y condicionan mi existencia, haga lo que haga o me ponga como me ponga.

Digo DECESIDAD y no deseo, porque se trataba, y se trata, del DESEO de ser vista como quien soy, pero también de la NECESIDAD para poder simple y llanamente EXISTIR, SER.

Por ello, me asumo como ser sexuado, pero también como sujeto político.

Utilizando palabras de una especial persona que me ha acompañado en la creación de mi propio marco teórico, me significo como sujeto político porque quiero y debo hacer política.

Porque tengo la DECESIDAD de incidir en aquello que construye la POLIS2.

Porque mi piel dice a gritos que OIKOS3, mi casa, mi YO, está atravesado para bien y para mal, con las marcas que rigen POLIS – normas sociales, expectativas sociales, roles, prescripciones etc.-

Y con ello, todo lo que parte de este maravilloso YO.

DECESO – primera persona del verbo DECESAR que recoge desear y necesitar- hacer visibles esas marcas de POLIS, para romperlas.

DECESO que todo el mundo las vea tan fuerte, que no pueda obviarlas, y no tener como en muchas ocasiones, hacerlo con la percepción de que estoy sola. Sola en esto, que lo es todo.

En pocas y en inventadas palabras para la ocasión, DECESO que rompamos las cadenas en la POLIS, pero también, y con el mismo o más DECESO, deceso quebrar esas mismas cadenas que se enraízan, en OIKOS, mi casa, mi YO.

No obstante, aunque totalmente agradecida y reconociendo que la toma de conciencia es fruto de la lucha y sabiduría compartida, aquí, en OIKOS, mi casa, mi YO, deceso romperlas yo.

Sola.

A mi singular manera.

1 La atracción afectiva del niño varón por la figura de la madre.

2 Es la denominación dada a las ciudades estado independientes de la Grecia Antigua

3 El equivalente al término «casa» en la Grecia Antigua

Visibilidad asexual dentro y fuera de la cama

Se dice que la Asexualidad empezó a visibilizarse en el Estado español en el 2016, a través de un anuncio de colchones en el que aparecían voces de diferentes personas asexuales y se reivindicaba la cama como espacio en el que cada cual hiciera lo que quisiera bajo el eslogan “la noche es nuestra”. A muchas personas les resultó curiosa esta conexión, pero si tenemos en cuenta la terminología que se utiliza comunmente para referirse al hecho de tener relaciones sexuales (o eróticas) con otra persona como “acostarse con alguien” y que a su vez, la RAE define la palabra acostar como “echar o tender a alguien para que duerma o descanse, especialmente en la cama”, el anuncio tiene un sentido.

https://www.youtube.com/watch?v=JkX5ZbjSmEk

Sin embargo, habiendo pasado ya 5 años, aún hoy el término asexualidad es desconocido para muchas personas y muchas otras, no entienden su significado. Porque… ¿Qué es realmente la asexualidad?

Según el colectivo asexual, y más concretamente en palabras de la ACEs (Asexual Community España), la asexualidad es la orientación sexual caracterizada por no sentir atracción sexual hacia otras personas o sentirla poco intensa, poco frecuente o bajo circunstancias determinadas (espectro asexual).

Este espectro a su vez, se representa a través de triángulo de AVEN (The Asexual Visibility and Education Network) en vez de un espectro lineal, para así dar cabida a todas las especificidades que se encuentran en él. Para explicar mejor este mapa, definiremos los términos alosexualidad y asexualidad y veremos cómo surge la Grisexualidad.

Fuente de la imagen: ACEs.

Se podría definir la alosexualidad (color blanco en el triángulo) como la atracción sexual “normativa” que sienten las personas que sí tienen atracción sexual hacia otras personas. Estas no forman parte del espectro asexual porque tienen otras orientaciones: homosexualidad, bisexualidad y heterosexualidad.

En la otra punto del triángulo estaría la asexualidad (color negro en el triángulo), definida esta por las propias personas asexuales como, el no sentir nunca la atracción sexual.

Juntando ambos extremos del triángulo entendemos entonces de dónde nace el término grisexual, que viene dado directamente del color gris que se da combinando los colores negro y blanco. Llevando esto al espectro de la sexualidad, se podría definir entonces la Grisexualidad cómo el sentir atracción sexual hacia otras personas sólo bajo unas limitadas y específicas circunstancias, es decir con menos intensidad o frecuencia. Dentro de esta grisexualidad, aparecen diferentes grados que a su vez son definidos por otros términos. Por poner un ejemplo, encontraríamos la demisexualidad, la cual las personas que se identifican con esta la definen como: “la no experimentación de la atracción sexual a menos que se forme una fuerte conexión emocional con alguien”.

Para terminar, y siguiendo en la línea de la Visibilidad de la Asexualidad, os dejamos el link a la web de la asociación Asexual Community España, ACEs, que curiosamente nació en 2016, para que podáis conocerla de primera mano y podamos entre todes seguir ampliando los imaginarios colectivos en los que todes tengamos cavida y nos sintamos ¡tan agusto como en la cama!

Buenas noches.

https://asexual.es/

Loading new posts...
No more posts