4018
post-template-default,single,single-post,postid-4018,single-format-standard,stockholm-core-2.3,select-theme-ver-8.9,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Intersexualidad, una realidad desconocida

Dentro de las siglas LGTBIQ+, una de las realidades menos conocidas es, sin duda, la I. Esta I, hace referencia al término “intersexual” del que hablaremos en esta entrada de bolg. Para empezar, diremos que esta letra no siempre ha formado parte del imaginario LGTBIQ+, ya que como pasa con muchas otras realidades, ha sido desconocida durante mucho tiempo, y como “lo que no se nombra, no existe” hoy queremos hablar sobre esta realidad.

La intersexualidad, hace referencia a variaciones cromosómicas, genéticas, hormonales, genitales, etc., que se dan en algunas personas según la norma sanitaria y social establecida. Sin embargo, y aunque todas las personas tenemos diferencias unas con las otras en base a los niveles hormonales, características genitales, etc., en el caso de las personas que estas variaciones son más notorias con respecto a la media, se dice que tienen una realidad intersexual o algunas de ellas se denominan, personas intersexuales.

Esta realidad intersexual, no es única y como en otras cuestiones que tienen que ver con la realidad humana (como puede ser el color de la piel), es muy diversa. Además, esta realidad, no siempre es evidenciada en el momento del nacimiento. En la mayoría de los casos esta intersexualidad puede hacerse visible, sobre todo, en la pubertad, al no presentarse ciertos cambios corporales esperados, como pueden ser, la menstruación en las personas con vulva. Sin embargo, algunas personas viven y mueren con una realidad intersexual sin saberlo.

Por dejar claras algunas cuestiones, la intersexualidad:

  • NO es una patología o una malformación. ES UNA PARTE MÁS DE LA DIVERSIDAD SEXUAL. Puede que en algunos casos, se requiera atención médica debido, por ejemplo, a desequilibrios metabólicos, pero las características intersexuales en sí mismas, no son un problema de salud.
  • NO es una identidad sexual: toda persona sabe quién es, más allá de las características específicas que presente su cuerpo.
  • NO es una orientación sexual: la realidad intersexual es indiferente al deseo erótico.

Sin embargo, debido a la norma social establecida en torno a los cuerpos y sus especificidades, las personas intersexuales viven situaciones que constituyen violaciones a sus derechos humanos, y es por eso que se integran dentro del colectivo LGTBIQ+ para luchar por ellos. Algunos de los ejemplos de los derechos que a día de hoy se siguen vulnerando son:

  • Se realizan cirugías y tratamientos no consentidos, irreversibles y médicamente innecesarios, sólo por encajar en la norma social establecida. Estos además, suelen darse durante la infancia, con mucha desinformación hacia las familias y acarreando, en algunas ocasiones, problemas posteriores a las propias personas.
  • Alto desconocimiento y carencia formativa por parte de las personas profesionales de salud para atender las necesidades específicas de las personas intersexuales.
  • Debido al alto desconocimiento social, en torno a esta realidad, hay mucha estigmatización y discriminación en los entornos familiares, escolares y laborales.

Por suerte, y como pasa con otras muchas cuestiones, la necesidad de comprensión mutua y la rabia o el dolor que ha podido generar esa vulneración de derechos, ha hecho que personas con realidades intersexuales se hayan unido para dar voz a sus realidades y crear redes de apoyo. Aquí os dejamos algunos de los espacios que podéis consultar.

https://kaleidosintersex.com/

https://grapsia.org/

https://brujulaintersexual.org/